Taller de Oración

Recopilado y redactado por N. H. Julio Sanz Granados

Un lugar para aprender a orar

LA SANTA MISA

INDICE
• Introducción y Explicación
• La Santa Misa
• Posturas que lo fieles deben adoptar

 

Introducción y Explicación

Es el acto más grande, más sublime y más santo, que se celebra todos los días en la tierra. Nada hay más sublime en el mundo que Jesucristo, y nada más sublime en Jesucristo que su Santo Sacrificio en la Cruz, actualizado en cada Misa, puesto que la Santa Misa es la renovación del Sacrificio de la Cruz.

Misa, Cena y Cruz son un mismo sacrificio. Con razón decía San Bernardo: “Más merece el que devotamente oye una Misa en gracia de Dios, que si diera todos sus bienes para sustento de los pobres”.
“Oir una Misa en vida o dar una limosna para que se celebre, aprovecha más que dejarla para después de la muerte.” (San Anselmo)

“Más aprovecha para la remisión de la culpa y de la pena, es decir, para la remisión de los pecados, oir una Misa que todas las oraciones del mundo” (Eugenio III Papa)

Con la Misa se tributa a Dios más honor, que el que pueden tributarle todos los Ángeles y Santos del cielo. Puesto que el de éstos, es un honor de criaturas, mas en la Misa se le ofrece su mismo Hijo Jesucristo, que le tributa un Honor Infinito. (San Alfonso Mª Ligorio).

Con la asistencia a la Misa, rindes el mayor homenaje a la Humanidad Santísima de Nuestro Señor Jesucristo. Durante la Misa te arrodillas en medio de una multitud de Ángeles que asisten invisiblemente al Santo Sacrificio con suma reverencia.

A la hora de tu muerte, tu mayor consolación serán las Misas que hayas oído durante tu vida. Cada Misa que oíste, te acompañará al Tribunal Divino, y abogará para que alcances el Perdón.

Con cada Misa, puedes disminuir el castigo temporal que debes por tus pecados, en proporción con el Fervor con que la oigas.

Con cada Misa aumentas tus grados de gloria en el Cielo. En ella recibes la bendición del Sacerdote, que Dios ratifica en el Cielo.

Santa Teresa suplicaba un día al Señor, le indicara cómo podría pagarle todas las mercedes que le había dispensado y le contestó “oyendo una Misa”.

“Todas las buenas obras del mundo reunidas, no equivalen al Santo Sacrificio de la Misa, porque son obras de los hombres, mientras que la Misa es obra de Dios. En la Misa, es el mismo Jesucristo Dios y Hombre Verdadero el que se ofrece al Padre para remisión de los pecados de todos los hombres y al mismo tiempo le rinde un Honor Infinito”. (El Santo Cura de Ars)

El calvario fue el primer Altar, el Altar verdadero, después todo el Altar se convierte en Calvario.
No hay en el mundo lengua con que poder expresar la grandeza y el valor de la Santa Misa. Si la verdad es que Cristo se ofrece al Padre Eterno todos los días en la Santa Misa por la salvación de los hombres, por la salvación de todo el mundo ¿vamos a dejarlo sólo?.

Busquemos la media hora diaria para unirnos a Jesús en la Santa Misa, para adorar al Padre y darle el honor que se merece, para darle gracias por tantos favores recibidos, para aplacar su ira irritada por tantos pecados y darle plena satisfacción por ellos e implorar gracia y misericordia para todos los hombres del mundo, en fin, para agrandar el Cielo y hacer más Gloriosa la Pasión de Cristo.

A tí, que tanto te gusta hacer el bien, ¿ vas a dejar pasar diariamente la ocasión de unirte a la obra más grande que se realiza en la Tierra por el mismo Cristo?

Lee, piensa y medita muchas veces esta INVITACIÓN del Señor; y ten presente, siempre que…”AMOR CON AMOR SE PAGA”.
Que Dios te bendiga y premie tu generosidad.
A.M.D.G.

 

La Santa Misa

RESPUESTAS DE LOS FIELES EN LA SANTA MISA
1.- En el nombre del Padre… AMÉN
2.- La gracia… Y CON TU ESPÍRITU

Acto penitencial
3.- Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante vosotros, hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego ante santa María, siempre virgen, a los ángeles, a los santos y a vosotros hermanos, que intercedáis por mí ante Dios, nuestro Señor.

4.- Dios todopoderoso… a la vida eterna. AMÉN

5.- Señor, ten piedad. SEÑOR TEN PIEDAD
Cristo ten piedad. CRISTO, TEN PIEDAD
Señor, ten piedad. SEÑOR TEN PIEDAD

6.- Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

7.- Oremos. Al final de la oración: AMÉN
Liturgia de la palabra

8.- Primera lectura y segunda lectura. Al final de cada lectura, el lector dice: Palabra de Dios. Todos aclaman: TE ALABAMOS SEÑOR.

9.- Evangelio. El señor esté con vosotros. Y CON TU ESPÍRITU. Lectura del Santo Evangelio según san N. GLORIA A TÍ, SEÑOR. Acabado el evangelio se dice: Palabra del Señor. Todos aclaman: GLORIA A TÍ, SEÑOR JESÚS. (Homilía)

10.- Profesión de fe.
Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de Vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo reciben una misma adoración y gloria. Y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

11.- Liturgia eucarística
Bendito seas Señor… BENDITO SEAS POR SIEMPRE SEÑOR.

12.- Orad hermanos… EL SEÑOR RECIBA DE TUS MANOS ESTE SACRIFICIO PARA ALABANZA Y GLORIA DE SU NOMBRE, PARA NUESTRO BIEN, Y EL DE TODA SU SANTA IGLESIA.
Oración sobre las ofrendas.
Por Jesucristo Nuestro Señor. AMÉN
Plegaria eucarística

13.- El Señor esté con vosotros… Y CON TU ESPÍRITU. Levantemos el corazón… LO TENEMOS LEVANTADO HACIA EL SEÑOR. Demos gracias al Señor, nuestro Dios… ES JUSTO Y NECESARIO.
14.- SANTO, SANTO, SANTO ES EL SEÑOR, DIOS DEL UNIVERSO. LLENOS ESTÁN EL CIELO Y LA TIERRA DE TU GLORIA. HOSANNA EN EL CIELO. BENDITO EL QUE VIENE EN NOMBRE DEL SEÑOR. HOSANNA EN EL CIELO.
Durante la consagración, mientras no se diga lo contrario, los fieles están de rodillas.

15.- ANUNCIAMOS TU MUERTE, PROCLAMAMOS TU RESURRECCIÓN, ¡VEN SEÑOR JESÚS!
Al final de la plegaria eucarística, el sacerdote toma la patena con el pan consagrado y el cáliz y, sosteniéndolos elevados, dice:
Por Cristo, con él y en él, a ti Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos.
El pueblo aclama: AMÉN.
Rito de la Comunión

16.- Fieles a la recomendación del Salvador… nos atrevemos a decir: PADRE NUESTRO QUE ESTÁS EN EL CIELO, SANTIFICADO SEA TU NOMBRE; VENGA A NOSOTROS TU REINO; HÁGASE TU VOLUNTAD EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO. DANOS HOY NUESTRO PAN DE CADA DÍA; PERDONA NUESTRAS OFENSAS, COMO TAMBIÉN NOSOTROS PERDONAMOS A LOS QUE NOS OFENDEN; NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN, Y LÍBRANOS DEL MAL.

17.- Líbranos de todos los males, Señor… TUYO ES EL REINO, TUYO EL PODER Y LA GLORIA, POR SIEMPRE, SEÑOR.

18.- Señor Jesucristo, que dijiste… AMÉN.

19.- La paz del Señor esté con vosotros. Y CON TU ESPÍRITU.

20.- CORDERO DE DIOS, QUE QUITAS EL PECADO DEL MUNDO, TEN PIEDAD DE NOSOTROS. CORDERO DE DIOS, QUE QUITAS EL PECADO DEL MUNDO, TEN PIEDAD DE NOSOTROS. CORDERO DE DIOS, QUE QUITAS EL PECADO DEL MUNDO, DANOS LA PAZ.

21.- SEÑOR, NO SOY DIGNO DE QUE ENTRES EN MI CASA, PERO UNA PALABRA TUYA BASTARÁ PARA SANARME.

22.- El cuerpo de Cristo. AMÉN

23.- Oración después de la comunión.
Por Jesucristo Nuestro Señor. AMÉN.

24.- El Señor esté con vosotros. Y CON TU ESPÍRITU.

25.- La bendición de Dios Todopoderoso Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre vosotros. AMÉN. Podéis ir en paz. DEMOS GRACIAS A DIOS.

 

Posturas que lo fieles deben adoptar

POSTURAS QUE DEBEN OBSERVAR LOS FIELES EN LA CELEBRACIÓN DE LA SANTA MISA, SEGÚN LA ORDENACIÓN GENERAL DEL MISAL ROMANO, Nº 21.
1. Desde el principio hasta el comienzo de la Liturgia de la palabra: DE PIE.
2. Durante las lecturas que preceden al Evangelio y el salmo responsorial: SENTADOS.
3. Durante el canto del Aleluia que precede al Evangelio y durante la proclamación del mismo: DE PIE.
4. Durante la homilía: SENTADOS.
5. Durante la profesión de fe (Credo) y la oración de los fieles: DE PIE.
6. Mientras se hace la preparación de los dones en el ofertorio, hasta el “Orad, hermanos” inclusive: SENTADOS.
7. Desde que comienza la «oración sobre las ofrendas» hasta el momento de la consagración: DE PIE.
8. Durante la consagración, DE RODILLAS, «a no ser que lo impida la estrechez del lugar, la aglomeración de la concurrencia o cualquier otra causa razonable».
9. Terminada la consagración y la elevación del cáliz, con la genuflexión del sacerdote, hasta el final de la misa: DE PIE.
10. Pero, “según la oportunidad, a lo largo del sagrado silencio que se observa después de la comunión”, SENTADOS.

 


 

ORACIONES

INDICE
• Oraciones Básicas
• Oraciones de la Noche
• Oraciones Diversas
• Oraciones del Mediodía

 

Oraciones Básicas

1- SEÑAL DE LA CRUZ
Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro.
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amen Per signun crucis de inimícis nostris líbera nos, Deus noster.
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti.Amen

2- PADRE NUESTRO
Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén Pater noster, qui es in caelis: santificétur nomen tuum; advéniat regnum tuum; fiat volúntas tua, sicut in caelo, et in terra.
Panem nostrum cotidiánum da nobis hódie; et dimitte nobis débita nostra, sicut et nos dimíttimus debitóribus nostris; et nos indúcas in tentatiónem; sed líbera nos a malo.
Amen

3- AVEMARÍA
Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. Ave María, grátia pléna, Dóminus técum, benedícta tu in muliéribus, et benedíctus frúctus véntris túi, Jésus.
Sáncta María, Máter Déi, óra pro nóbis peccatóribus, nunc et in hóra mórtis nóstrae. Amen

4- GLORIA
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. Gloria Patri, et Filio, et Spíritui Sancto.

Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saécula saeculórum. Amen.

5 -OFRECIMIENTO DEL DIA
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
¡Señor mío y Dios mío!. Te doy gracias por haberme creado, redimido, hecho cristiano y conservado la vida. Te ofrezco mis pensamientos, palabras y obras de este día. No permitas que te ofenda y dame fortaleza para huir de las ocasiones de pecar. Haz que crezca mi amor hacia Ti y hacia los demás.

6- PARA MANTENER LA PRESENCIA DEL SEÑOR
Señor, Dios todopoderoso, que nos has hecho llegar al comienzo de este día; sálvanos hoy con tu poder, para que no caigamos en ningún pecado; sino que nuestras palabras, pensamientos y acciones sigan el camino de tus mandatos.
Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén

7 – A LA SANTÍSIMA VIRGEN
¡Oh, Señora mía! ¡Oh, Madre mía!. Yo me ofrezco enteramente a Vos;y en prueba de mi filial afecto te consagro en este día mis ojos, mis oídos;mi lengua, mi corazón;en una palabra todo mi ser.Ya que soy todo tuyo, Madre compasiva!, guárdame y defiéndeme como a pertenencia y posesión tuya. Amén.

8 -ACEPTACION DE LA VOLUNTAD DE DIOS
Hágase, cúmplase, sea alabada y eternamente ensalzada la justísima y amabilísima Voluntad de Dios, sobre todas las cosas. Amén

9 -ACTO DE FE
Creo en Dios Padre; creo en Dios Hijo; creo en Dios Espíritu Santo; creo en la Santísima Trinidad; creo en mi Señor Jesucristo, Dios y Hombre verdadero

10 -ACTO DE ESPERANZA
Espero en Dios Padre; espero en Dios Hijo; espero en Dios Espíritu Santo; espero en la Santísima Trinidad; espero en mi Señor Jesucristo, Dios y Hombre verdadero

11 -ACTO DE CARIDAD
Amo a Dios Padre; amo a Dios Hijo; amo a Dios Espíritu Santo; amo a la Santísima Trinidad; amo a mi Señor Jesucristo, Dios y Hombre verdadero

12 -JESÚS, JOSÉ Y MARÍA
v. Jesús, José y María,
R. Os doy el corazón y el alma mía.
V. Jesús, José y María
R. Asistidme en mi última agonía
V. Jesús, José y María
R. Descanse en paz con Vos el alma mía

13 -OFRECIMIENTO DE NUESTRAS OBRAS
Te rogamos, Señor, que inspires nuestras acciones, y las continúes con tu ayuda, a fin de que todo cuanto oremos y obremos proceda siempre de Ti y por Ti lo concluyamos.Por Cristo, nuestro Señor. Amén Actiones nostras, quaesumus Dómine, aspirando praeveni et adiuvando proséquere: ut cuncta nostra oratio et operatio a te semper incipiat, et per te coepta finiatur.Per Christum Dóminum nostrum. Amen

14 -AL ÁNGEL DE LA GUARDA
Ángel de Dios, que eres mi custodio, pues la bondad divina me ha encomendado a ti, ilumíname, dirígeme, guárdame. Amén Angele Dei, qui custos es mei, me tibi commissum pietates superna illumina, custodi, rege et guberna.Amen

15 – ACCIÓN DE GRACIAS
Te damos gracias por todos los beneficios, Dios todopoderoso, que vives y reinas por los siglos de los siglos.Amén Agimus tibi gratias, omnipotens Deus, pro universis beneficiis tuis:Qui vivis et regnas in saecula saeculorum.Amen

16 -SÍMBOLO DE LOS APÓSTOLES
Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo,
Nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos,
subió a los cielos
y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y a muertos.
Creo en el Espíritu Santo,
la santa Iglesia católica.
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la Carne y la vida eterna. Amén. Credo in Deum, Patrem omnipoténtem,
Creatórem caeli et terrae.
Et in Iesum Christum, Fílium eius únicum,
Dóminum nostrum:
qui concéptus est de Spíritu Sancto,
natus ex María Vírgine,
passus sub Póntio Piláto,
crucifíxus, mórtuus, et sepúltus;
descéndit ad ínferos;
tértia die resurréxit a mórtuis;
ascéndit ad caelos;
sedet ad déxteram Dei Patris omnipoténtis;
inde ventúrus est iudicáre vivos et mórtuos.
Credo in Spíritum Sanctum,
sanctam Ecclésiam cathólicam,
Sanctórum communiónem,
remissiónem peccatórum,
carnis resurrectiónem, vitam aetérnam.
Amen

17 -ORACIÓN POR EL PAPA
V. Oremos por el Soberano Pontífice N.
R. El Señor le conserve y le llene de vida, y le haga bienaventurado en la tierra, y no le deje caer en manos de sus enemigos. Amén V. Oremos pro Beatíssimo Papa nostro N.
R. Dóminus conservet eum et vivícet eum, et beatum faciat eum in terra, et non tradat eum in ániman inimicórum ei us.

18 -SÍMBOLO NICENO-CONSTANTINOPOLITANO (Santa Misa)
Creo en un sólo Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un sólo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos; Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según la escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y a muertos, y su reinado no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un sólo bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amen. Credo in unum Deum, Patrem omnipoténtem, factórem caeli et terrae, visibílium ómnium et invisibílium. Et in unum Dóminum Iesum Christum, Fílium Dei unigénitum, et ex Patre natum ante ómnia sáecula. Deum de Deo, lumen de lúmine, Deum verum de Deo vero, génitum, non factum, consubstantiálem Patri: per quem ómnia facta sunt. Qui propter nos hómines et propter nostram salútem descéndit de caelis. Et incarnátus est de Spíritu Sancto ex María Vírgine, et homo factus est. Crucifíxus étiam pro nobis sub Póntio Piláto; passus et sepúltus est, et resurréxit tértia die secúndum Scriptúras, et ascéndit in caelum, sedet ad déxteram Patris. Et íterum ventúrus est cum glória, iudicáre vivos et mórtuos, cuius regni non erit finis. Et in Spíritum Sanctum, Dóminum et vivificántem: qui es Patre Filióque procédit. Qui cum Patre et Fílio simul adorátur et conglorificátur: qui locútus est per prophétas. Et unam, sanctam, cathólicam et apostólicam Ecclésiam. Confiteor unum baptísma in remissiónem peccatórum. Et exspécto resurrectiónem mortuórum, et vitam ventúri sáeculi. Amen.

19 -SEÑOR MIO JESUCRISTO
Señor mio Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita, y por que os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberos ofendido; también me pesa por que podéis castigarme con las penas del infierno.
Ayudado de vuestra Divina Gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fue impuesta. Amen.

20 -DIOS TE SALVE
Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra. Dios te salve. A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, Abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos. Y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de Tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!.
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amen

21 -EL CREDO
CREDO
Creo en un solo Dios,
Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.
Creo en un Solo Señor Jesucristo,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
Engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fué hecho;
que por nosotros los hombres, bajó del cielo,
y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de maría la Virgen, y se hizo hombre;
y por nuestra causa fue cricificado
en tiempos de Poncio Pilato,
padeció y fué sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.
Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida,
que procede del padre y del Hijo
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.
Creo en la Iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo bautismo
Para el perdón de los pecados.
Espero la resurección de los muertos
y la vida del mundo futuro.
Amén. CREDO (LATÍN)
Credo in unum Deum,
Patrem omnipoténtem,
factórem caeli et terrae,
visibílium óminum et invisíbilium.
Et in unum Dóminum Iesum Christum Filium Dei unigénitum.
Et ex Patre natum ante ómnia saécula.
Deum de Deo, lumen de lúmine, Deum verum de Deo vero.
Génitum, non factum, consubtantialem Patri:
per quem ómnia facta sunt.
Qui propter nos hómines et propter nostram salútem descéndit de caelis.
Et incarnatus est de Spíritu Sancto ex María Vírgine et homo factus est.
Crucifixus étiam pro nobis: sub Póntio Piláto passus et sepúltus est.
Et resurréxit tértia die, secúndum scripturas.
Et ascédit in caelum: sedet ad déxtram Patris.
Et íterum ventúrus est cum glória, iudicáre vivos et mortuos:
cuius regni non erit finis.
Et in Spíritum Sanctum, Dóminum et vivificántem:
qui ex Patre Filióque prócedit.
Qui cum Patre et Filio simul adorátur et conglorificátur;
qui locútus est per Prophétas.
Et unam sanctam catholicam et apostólicam Ecclésiam.
Confíteor unum baptisma in remissiónem peccatórum.
Et exspécto resurrectiónem mortuórum.
Et venturi saéculi.
Amén

 

Oraciones de la Noche

EXAMEN DE LA NOCHE
Haz, durante dos o tres minutos y antes de retirarte a descansar, un breve examen de conciencia.
• Ponte en la presencia de Dios, reconociendo su grandeza y tu pequeñez. Dile:”Señor, si quieres, puedes limpiarme”.
• Invoca a tu ángel custodio,pidiéndole que te ilumine para descubrir tus virtudes y defectos: lo que he hecho bien, lo que he hecho mal y lo que podía haber hecho mejor.
• Examínate con sinceridad:
¿Me he acordado con frecuencia que Dios es mi Padre?
¿Le he ofrecido mi trabajo?
¿He aprovechado el tiempo?
¿He rezado con pausa y atención?
¿He procurado hacer la vida agradable a los demás?
¿He criticado a alguien?
¿He perdonado?
¿He rezado y ofrecido sacrificios por la Iglesia, por el Papa y por todos aquellos que el Señor a puesto cerca de mi?
¿Me he dejado llevar por la sensualidad?
¿Por el orgullo?
¿Que propósito concreto querría Dios que hiciera para mañana?
• Contrición. Reza el acto de contrición pidiendo perdón al Señor.
• Propósito.Haz un propósito concreto para el próximo día:
Alejarme de ciertas tentaciones
Evitar faltas específicas
Esforzarme por practicar alguna virtud
Aprovechar las ocasiones que se presenten para mejorar
El Señor me ha llamado a santificarme en medio del mundo
• Reza tres Avemarías a la Virgen Santísima, pidiéndole por la virtud de pureza para ti y tus seres queridos.

YO PECADOR
Yo, pecador me confieso a Dios todopoderoso
a la bienaventurada siempre Virgen María,
al bienaventurado san Miguel Arcángel,
al bienaventurado san Juan Bautista,
a los santos Apóstoles Pedro y Pablo,
a todos los santos, y a vosotros, hermanos,
que pequé gravemente con el pensamiento, palabra y obra;
por mi culpa, por mi culpa, por mi gravísima culpa.
Por tanto, ruego a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado san Miguel Arcángel,
al bienaventurado san Juan Bautista,
a los santos Apóstoles Pedro y Pablo,
a todos los santos, y a vosotros, hermano,
que roguéis por mí a Dios nuestro Señor. Amén Confíteor Deo omnipoténti,
beátae Maríae semper Vírgini,
beáto Michaéli Archángelo,
béato Ioánni Baptístae,
santis apóstolis Petro et Paulo,
ómnibus Santis, et vobis, fratres;
quia peccávi nimis cogitatióne, verbo et ópere;
mea culpa, mea culpa, mea máxima culpa.
Ideo precor beátam Maríam semper Vírginem,
beátum Michaélem Archángelum,
beátum Ioánnem Baptístam,
sanctos apóstolos Petrum et Paulum,
omnes Santos, et vos, fratres,
oráre pro me ad Dóminum, Deum nostrum.Amen

ACTO PENITENCIAL
Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante vosotros, hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión.
(Golpeándose el pecho)
Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
Por eso ruego a santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a vosotros, hermanos, que intercedáis por mí ante Dios, nuestro Señor. Confíteor Seo omnipoténti et vobis, fratres, quia peccávi nimis gongitatióne, verbo, ópere et amissióne.
mea culpa, mea culpa, mea máxima culpa.
Ideo precor beátam Maríam semper Vírginem, omnes Angelos et Sanctos, et vos, fratres, oráre pro me ad Dóminum Deum nostrum.

A la Santísima Virgen
¡Oh Señora mía! Yo me frezco enteramente a Vos; y en prueba de mi filial afecto os entrego en esta noche mis ojos, mis oidos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro, Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén.
Al Ángel de la Guarda
Ángel de Dios, bajo cuya custodia me puso el Señor con amorosa piedad, a mí, que soy tu encomendado, alúmbrame esta noche, guárdame, defiéndeme y gobiérname. Amén.

A la Sagrada Familia
Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mia.
Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.
Jesús, José y María, dencanse en paz con Vos el alma mia.

 

Oraciones Diversas

ORACIÓN A SAN FRANCISCO DE ASÍS
Señor haz de mí un instrumento de tu paz;
donde haya odio, ponga yo amor;
donde haya ofensa, ponga yo perdón;
donde haya discordia, ponga yo armonía;
donde haya error, ponga yo verdad;
donde haya duda, ponga yo la fe;
donde haya desesperación, ponga yo esperanza;
donde haya tinieblas, ponga yo la luz;
donde haya tristeza, ponga yo alegría.
Que me empeñe tanto:
En ser consolado, como en consolar;
en ser comprendido, como en comprender;
en ser amado, como en amar.
Porque dando, se recibe;
olvidándose de sí, se encuentra;
perdonando, se es perdonado,
muriendo, se resucita a la Vida.

ORACIÓN MENTAL
ANTES
Señor mío y Dios mío, creo firmemente que estás aquí, que me ves, que me oyes; te adoro con profunda reverencia, te pido perdón de mis pecados, y gracia para hacer con fruto este rato de oración. Madre mía Inmaculada, San José, mi Padre y Señor, Ángel de mi guarda, interceded por mi. DESPUÉS
Te doy gracias, Dios mío, por los buenos propósitos, afectos e inspiraciones que me has comunicado en esta meditación; te pido ayuda para ponerlos por obra. Madre mía Inmaculada, San José, mi Padre y Señor, Ángel de mi guarda, interceded por mi

ORACIÓN DE SANTA TERESA DE ÁVILA
Una consecuencia de la fe en el Dios único es confiar en Dios en todas las circunstancias, incluso en la adversidad.
Nada te turbe: nada te espante.
Todo se pasa. Dios no se muda.
La paciencia todo lo alcanza.
Quien a Dios tiene nada le falta.
Sólo Dios basta.

VEN ESPÍRITU SANTO
Para la Lectura Espiritual
ANTES
V. Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía tu Espíritu y serán creadas todas las cosas.
R. Y renovarás la faz de la tierra.
Oración
¡Oh Dios, que has instruido los corazones de tus fieles con luz del Espíritu Santo!, concédenos que sintamos rectamente con el mismo Espíritu y gocemos siempre de su divino consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén
DESPUÉS
V. Te damos gracias, Dios todopoderoso, por todos tus beneficios. Que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R. Amén ANTE
V. Veni, Sancte Spíritus, reple tuórum corda fidélium et tui amóre in eis ignem accende. Emitte spíritum tuum et creabúntur.
R. Et renovabis facem terrae.
Oremus
Deus, qui corda fidélium Sancti Spíritus illustratíone docuísti, da nobis in eódem Spíritu recta sápere, et de eius semper consolatióne gaudére. Per Christum Dóminum nostrum. Amen.
POST
V. Agimus tibi grátias omnípotens Deus, pro univérsis beneficiis tuis: Qui vivis et regnas in saecula saeculórum.
R. Amen

BENDICIÓN DE LA MESA
ANTES
V. Bendícenos, Señor, y bendice estos alimentos que por tu bondad vamos a tomar. Por Jesucristo Nuestro Señor.
R. Amén
añadir en comida y cena
V. El Rey de la Gloria nos haga partícipes de la mesa celestial
R. Amén
DESPUÉS
V. Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R. Amén
V. El Señor nos de su paz
R.Y la vida eterna.Amén. ANTE PRADIUM ET CENAM
V.Bénedic, Dómine, nos, et hac tua dona, quae de tua largitáte sumus sumptúri. Per Christum Dóminum nostrum.
R.Amen
V. Mensae caeléstis partícipes fáciat nos Rex aeternae glóriae.
R.Amen

POST PRANDIUM ET CENAM
V.Agimus tibi grátias omnípotens Deus, pro univérsis beneficiis tuis: Qui vivis et regnas in saecula saeculórum.
R.Amen
V. Deus det nopbis suam pacem.
R. Et vitam aeternam.Amen
Oración antes de un viaje
Por intercesión de la Bienaventurada Virgen María, tengamos un buen viaje.
El Señor esté en nuestro camino y sus Angeles nos acompañen.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

 

Oraciones del Mediodía

ÁNGELUS
V/ El Angel del Señor anunció a María;
R/ Y concibió por obra del Espíritu Santo.
Dios te salve, María, ….
V/ He aquí la esclava del Señor;
R/ Hágase en mí según tu palabra.
Dios te salve, María ……
V/ Y el Hijo de Dios se hizo hombre;
R/ Y habitó entre nosotros.
Dios te salve, María ……
V/Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R/ Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.
Oremos:
Te suplicamos, Señor, que derrames tu gracia en nuestras almas, para que habiendo conocido por la voz del Angel la Encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y Cruz, alcancemos la gloria de su Resurrección. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén. VAngelus Domini nuntiavit Mariae;
R. Et concépit de Spiritu Santo.
Ave Maria….
V.Ecce ancilla Dómini;
R. Fiat mihi secundum verbun tuum.
Ave Maria…
V. Et Verbum caro factum est;
R. Et habitávit in mobis.
Ave Maria…
V. Ora pro nobis, Santa Dei Génetrix:
R.Ut digni efficiámur promissionibus Christi.
Oremus:
Gratiam tuam, quáesumus, Dómine, méntibus nostris infúnde: ut qui, Angelo nuntiánte, Christi Fílii tui Incarnationen cognóvimus, per passionem eius et crucem ad resurrectionis gloriam perducámur. Per eúndem Christum Dominum nostrum.
. Amen.

REGINA COELI ( Durante el Tiempo Pascual)
V/ Alégrate, Reina del Cielo ;aleluya
R/ Porque el que mereciste llevar en tu seno;aleluya.
V/ Ha resucitado, según predijo; aleluya
R/ Ruega por nosotros a Dios;aleluya
V/ Gózate y alégrate, Virgen María, aleluya.
R/ Porque ha resucitado verdaderamente el Señor, aleluya.
Oremos:
¡Oh Dios! que te dignaste alegrar el mundo por la Resurrección de tu Hijo, Nuestro Señor;concédenos, te rogamos, que por la mediación de la Virgen María, su Madre, alcancemos los gozos de la vida eterna. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor. Amén. V. Regina coeli, laetáre; alleluia.
R. Quia quem meruisti portare; alleluia.
V. Resurréxit sicut dixit;; alleluia.
R. Ora pro nobis Deum; alleluia.
V. Gáude et laetáte, Virgo Maria; alleluia.
R: Quia surréxit Dóminus vere; alleluia.
Oremus:
Deus, qui per resurréctionem Fílii tui Dómini nostri Iesu Christi mundum laetificáre dignátus es, praesta quáesumus, ut per eius Genetrícem Virginem Maria perpétuae capiámus gaudia vitae. Per eúndem Christum Dominum nostrum.
Amen.

 


 

HIMNOS

INDICE
• Cantos para la Eucaristía
• Cantos Litúrgicos para el Adviento

 

Cantos para la Eucaristía

CANTO DE ENTRADA.
«VIENEN CON ALEGRÍA»
VIENEN CON ALEGRÍA , SEÑOR,
CANTANDO VIENEN CON ALEGRÍA, SEÑOR,
LOS QUE CAMINAN POR LA VIDA SEÑOR,
SEMBRANDO TU PAZ Y AMOR.

VIENEN TRAYENDO LA ESPERANZA,
A UN MUNDO CARGADO DE ANSIEDAD,
A UN MUNDO QUE BUSCA Y QUE NO ALCANZA,
CAMINOS DE AMOR Y DE AMISTAD.

VIENEN CON ALEGRÍA…(ESTRIBILLO)

VIENEN TRAYENDO ENTRE SUS MANOS,
ESFUERZOS DE HERMANOS POR LA PAZ,
DESEOS DE UN MUNDO MÁS HUMANO,
QUE NACEN DEL BIEN Y LA VERDAD.

VIENEN CON ALEGRÍA…(ESTRIBILLO)
________________________________________
SEÑOR TEN PIEDAD
SEÑOR TEN PIEDAD,
CRISTO TEN PIEDAD,
SEÑOR TEN PIEDAD.
________________________________________
ALELUYA.
ALELUYA,
ALELUYA,
ALELUYA.
________________________________________
OFERTORIO.
UNA ESPIGA
UNA ESPIGA DORADA POR EL SOL,
EL RACIMO QUE CORTA EL VIÑADOR,
SE CONVIERTEN AHORA EN PAN Y VINO,
DE AMOR EN EL CUERPO Y LA SANGRE DEL SEÑOR.
COMO GRAMOS QUE HAN HECHO EL MISMO PAN,
COMO NOTAS QUE TEJEN UN CANTAR, COMO AGUA
QUE SE FUNDEN EN EL MAR, LOS CRISTIANOS UN CUERPO FORMARÁN.
________________________________________
SANTO.
SANTO, SANTO, SANTO ES EL SEÑOR,
DIOS DEL UNIVERSO LLENOS ESTÁN EL CIELO Y LA TIERRA DE TU GLORIA, HOSANNA EN EL CIELO.
BENDITO EL QUE VIENE EN NOMBRE DEL SEÑOR, HOSANNA EN EL CIELO.
________________________________________
CORDERO.
CORDERO DE DIOS,
QUE QUITAS EL PECADO DEL MUNDO,
TEN PIEDAD DE NOSOTROS, (BIS).
CORDERO DE DIOS,
QUE QUITAS EL PECADO DEL MUNDO,
DANOS LA PAZ.
________________________________________
COMUNIÓN.
OH BUEN JESÚS, YO CREO FIRMEMENTE,
QUE POR MI BIEN ESTÁS EN EL ALTAR,
QUE DAS TU CUERPO Y SANGRE JUNTAMENTE,
AL ALMA FIEL EN CELESTIAL MANJAR,
AL ALMA EN CELESTIAL MANJAR.

INDIGNO SOY CONFIESO AVERGONZADO
DE RECIBIR LA SANTA COMUNIÓN;
JESÚS QUE VES MI VIDA Y MI PECADO,
PREPARA TÚ MI POBRE CORAZÓN. (BIS)
PEQUÉ, SEÑOR; INGRATO TE HE VENDIDO;
INFIEL TE FUI, CONFIESO MI MALDAD.
CONTRITO YA, PERDÓN, SEÑOR, TE PIDO;
ERES MI DIOS, APELO A TU BONDAD. (BIS).
________________________________________
SALVE MADRE
SALVA MADRE, EN LA TIERRA DE MIS AMORES,
TE SALUDAN LOS CANTOS QUE ALZA EL AMOR,
REINA DE NUESTRAS ALMAS, FLOR DE LAS FLORES,
MUESTRA AQUÍ DE TU GLORIA LOS RESPLANDORES,
QUE EN EL CIELO TAN SOLO TE AMAN MEJOR.
VIRGEN SANTA, VIRGEN PURA,
VIDA ESPERANZA Y DULZURA DEL ALMA QUE EN TI CONFÍA, MADRE DE DIOS, MADRE MÍA,
MIENTRAS MI VIDA ALENTARE, TODO MÍ AMOR ES PARA TI, MAS SI MI AMOR TE OLVIDARE,
MADRE MÍA, MADRE MÍA, MAS SI MI AMOR TE OLVIDARE, TU NO TE OLVIDES DE MÍ.

SALVE REGINA
Salve Regina, Mater Misericorde,
vita dulcé do et spes nostra Salve.
Ad te clamámus éxus les filii Hevae.
Ad te suspirámus geméntes et flentes
in hac lacrimárum valle.
E ia ergo. Advocáta nostra,
il los tuos misericórdes óculos ad nos convéerte.
Et Jesum benedictum fructum ventris tui
nobis post hoc exilium osténde.
O clemens. O pia. O dulcis Virgo María.

V./ Ora pro novis, Sancta Dei Génetrix.
R./ Ut Digni Eficiámur promissiónibus Chisti

 

Cantos Litúrgicos para el Adviento

MARA- NATHAN VEN SEÑOR JESÚS (BIS).
Haz que abandone la forja que hasta ahora he llevado,
haz que rechace el vestido que traje hasta aquí,
haz que me quede desnudo ante tu presencia,
haz que abandone mi vieja razón de vivir,
Mara-Nathan …….
Dame valor en la lucha que tengo conmigo,
y haz que comprenda que solo un rival tengo yo,
ese rival es el diablo que llevo en mi dentro,
cuando me venza a mi mismo seré ya de Dios.

LA VIRGEN SUEÑA CAMINOS.
La virgen sueña caminos, está a la espera;
la Virgen sabe que el Niño está muy cerca.
De Nazaret a Belén hay una senda, por ella
van los que creen en las promesas.
Los que soñáis y esperáis la Buena Nueva,
abrid las puertas al Niño que está muy cerca.
EL SEÑOR CERCA ESTÁ. EL VIENE CON LA PAZ:
EL SEÑOR CERCA ESTÁ, EL TRAE LA VERDAD.
En estos días del año el pueblo espera
que venga pronto el Mesías a nuestra tierra.
en la ciudad de Belén llama a las puertas,
pregunta en las posadas y no hay respuesta.
la tarde ya lo sospecha; está alerta;
el sol le dice a la luna que no se duerma.
A la ciudad de Belén vendrá la estrella
vendrá con todo el que quiera cruzar fronteras.

LEVÁNTATE, PUEBLO MÍO.
Levántate, pueblo mío, pueblo mío,
levántate, viene el Señor.
Él brilla ya en tus calles, en tus plazas
y en los hombres donde hay amor.
LEVANTARÉ PUEBLO MÍO;
DESPIERTA PORQUE SALE EL SOL,
SU FUEGO BRILLA EN LA MAÑANA,
EL VIENTO CANTA SU VOZ: (BIS)
Su reino es de Justicia, de Esperanza,
su reino es de salvación. (BIS).
alégrate, pueblo mío,
ya llega tu salvador,
su luz nos llena de Esperanza;
su Fuego alegra el corazón.

ESPERABA, ESPERABA.
Esperaba, esperaba la niña de Nazaret:
esperaba, esperaba, y no conocía qué:
sabía que su dueño siempre era fiel
y por eso esperaba, esperaba con fe.
Dios que a la puerta llama. ¿quien abrirá?,
todos los hombres callan, dormidos ya.
La Virgen vigilante despierta está,
puso aceite en la lámpara que brilla más.
Dios a los hombres dice: “quiero venir”.
Los hombres que contestan: “no hay sitio aquí”
pero la virgen niña responde así:
“que esa palabra tuya se cumpla en mí”.
Cuando mi niño venga ¿qué haré con Él?
Él me ha dado todo y yo a Él también.
Quiero darlo a los hombres; para ellos es:
salgamos de camino hacia Belén.

UN PUEBLO QUE CAMINA POR EL MUNDO.
Un pueblo que camina por el mundo.
Gritando ven: “Ven, Señor”.
Un pueblo que busca en esta vida
la gran liberación.
Los pobres siempre esperan el amanecer
de un día más justo y sin opresión.
Los pobres hemos puesto la Esperanza
en Ti, Libertador.
Salvaste nuestra vida de la esclavitud,
esclavos de la ley, sirviendo en el temor.
Nosotros hemos puesto la Esperanza
en Ti, Dios del Amor.
El mundo por la guerra sangra sin razón;
familias destrozadas buscan un hogar.
el mundo tiene puesta su Esperanza
en Ti, dios de la Paz.

ESPERANDO, ESPERANDO.
Esperando al Mesías que nos ha de salvar,
tierra y hombres que sueñan porque dios va a llegar.
Esperando… Esperamos; Señor, Tu venida
Tu venida de verdad.
Buscando la luz que nos guíe y encendemos estrellas de papel
¿Hasta cuándo, señor, juzgaremos como niños la fe?.
Aunque vanos discursos gritemos pregonando una falsa hermandad.
¿Hasta cuando, Señor, viviremos sin Justicia y Caridad?.
Esperando… Esperamos; Señor, Tu venida
Tu venida de verdad.
Esperando, esperando.
Esperamos a un Niño que en Belén nacerá
como nace en mi alma si hay en mi Navidad.
Esperando… Esperamos; Señor, Tu venida
Tu venida de verdad.
Villancicos alegres y humildes, nacimientos de barro y cartón,
mas no habrá de verdad nacimiento si a nosotros nos falta el amor.
si seguimos viviendo en pecado
o hay un niño que llore sin pan,
aunque suenen canciones y fiestas, no podremos tener Navidad.
Esperando… Esperamos; Señor, Tu venida
Tu venida de verdad. (BIS).

TIEMPO DE ESPERA, TIEMPO DE ESPERANZA.
Tiempo de espera, tiempo de esperanza.
Es el Señor que llega.
¡Ven a salvarnos, Señor!.
Tu que sueñas otros días,
otros cielos, otra tierra.
Se han cumplido ya los tiempos
¡es la Hora de Señor!.
Tu que marchas en las sombras.
Tu que buscas claridades.
Tu que, en medio de las cosas
vas buscando la verdad.
Tu que sufres en la espera.
Tu que tensas la Esperanza.
El Señor es el que llega.
¡Él nos da la Salvación!.

VEN SEÑOR JESÚS.
Ven Señor Jesús, ven y sálvanos.
Ven Señor Jesús, ven, danos tu amor.
Ven Señor Jesús, date prisa ¡ven!
no puedes tardar más. Pues la humanidad
esperando está tu venida ya.
Ven Señor Jesús y conocerán que Tu eres la verdad.
Tráenos tu paz, la esperanza y la verdad que nos ayude a labrar tu camino y libertad.

VEN , SALVADOR.
Ven, Salvador,
Ven sin tardar, danos tu gracia y tu paz.
Ven, Salvador,
ven sin tardar,
danos tu fuerza y verdad.
Nos diste tu Palabra,
es firme nuestra espera,
iremos tras tus huellas,
sabemos que vendrás:
Ven, ven, Señor Jesús.
Los hombres de mi pueblo
esperan que Tu vengas,
que se abran horizontes
por donde caminar:
Ven, ven, Señor Jesús.
Vendrás con los que luchan
por una tierra nueva,
vendrás con los que cantan
justicia y hermandad:
Ven, Ven, Señor Jesús.

CIELOS, LLOVED.
Cielos, lloved, vuestra Justicia; ábrete tierra;
haz germinar al Salvador.
Oh señor, Pastor de la casa de Israel,
que conduces a tu pueblo.
Ven rescátanos por el poder de tu brazo.
Ven pronto, Señor. Ven, Salvador.
Oh Sabiduría salida de la boca del Padre
anunciada por los profetas. ven a enseñarnos
el camino de la salvación.
Ven pronto, Señor. Ven, Salvador.
Oh Enmanuel nuestro Rey, salvador de las naciones,
esperanza de los pueblos. Ven a liberarnos,
Señor, no tardes más.
Ven pronto, Señor. Ven, Salvador.

 


 

El Santísimo Rosario

INDICE
• ¿Que es el Santísimo Rosario?
• ¿Donde se reza el Santísimo Rosario?
• ¿Quiénes rezan el Santísimo Rosario?
• ¿Cuándo se reza el Santísimo Rosario?
• ¿Por qué se reza el Santísimo Rosario?
• ¿Cómo se reza el Santísimo Rosario?

 

¿Que es el Santísimo Rosario?

Es la más universal de las devociones cristianas. ¡Por algo será!.
El Santísimo Rosario es a la vez una oración y una meditación sobre el Evangelio; plegarias y alabanzas a Dios y a la Santísima Virgen María.
Sus oraciones no pueden ser más excelentes:
1. El Padrenuestro, que nos lo enseñó el propio Jesucristo a petición de los apóstoles y que en siete peticiones encierra todo cuanto podemos desear.
2. El Avemaría, que es el conjunto más sublime de alabanzas que podemos dirigir a la Santísima Virgen María.
3. El Gloria, que es el himno a las Tres Personas de la Santísima Trinidad.
El Santísimo Rosario es una síntesis de todo el Evangelio consistente en 15 Misterios, que nos ofrece una meditación sobre la vida de Jesucristo y de la Virgen María.
Está dividido en 4 grupos de 5 Misterios cada uno de ellos:
1. Misterios Gozosos, que evocan la infancia de Jesucristo.

La Encarnación del Hijo de Dios. (Lucas 1, 26-38)
La Visitación de Nuestra Señora a su prima Santa Isabel. (Lucas 1, 39-53)
El Nacimiento del Hijo de Dios en Belén. (Lucas 2, 6-19)
La Purificación de Nuestra Señora. (Lucas 2, 22-40)
El Niño perdido y hallado en el Templo. (Lucas 2, 41-52)

2. Misterios Dolorosos, que recuerdan la Pasión y Muerte de Jesucristo.

La Oración en el Huerto. (Mateo 26, 36-41)
La Flagelación del Señor. (Juan 18, 36-38)
La Coronación de espinas. (Marcos 15, 14-17)
Jesús con la Cruz a cuestas (Juan 19, 17)
Jesús muere en la Cruz. (Juan 19, 25-30)

3. Misterios Gloriosos, que conmemoran los Triunfos de Jesús y María

La Resurrección del Señor. (Marcos 16, 6-8)
La Ascensión del Señor. (Mateo 28, 18-20)
La Venida del Espíritu Santo. (Hechos 2, 1-4)
La Asunción de Nuestra Señora. (Cantar 2, 3-6)
La Coronación de Nuestra Señora. (Lucas 1, 51-54)

4. Misterios Luminosos, introducidos por su Santidad en Octubre de 2002

El Bautismo de Jesucristo en el Jordán.
La autorrevelación de Cristo en las bodas de Caná.
El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión.
La Transfiguración del Señor.
La institución de la Eucaristía, expresión sacramental del misterio pascual.

¿Donde se reza el Santísimo Rosario?

Como cualquier otra oración, el Santísimo Rosario se puede rezar en cualquier lugar, aunque es recomendable rezarlo en el templo o en familia.

¿Quiénes rezan el Santísimo Rosario?

Lo rezan todos los cristianos de buena voluntad preocupados por su salvación eterna.
Ir al principio

¿Cuándo se reza el Santísimo Rosario?

Cualquier momento es bueno para rezarlo.
Sólo se recomienda elegir un momento del día en el que evitemos las prisas y las distracciones.

¿Por qué se reza el Santísimo Rosario?

El Rosario es una fuente de gracias y de bendiciones.
El Rosario tiene concedida indulgencia plenaria cuando se reza en el templo, en familia, en comunidad religiosa o en asociación piadosa.
Para ganar las indulgencias del Rosario, sólo hay que rezarlo con devoción.
Algunos de los motivos para rezar el Santísimo Rosario son los siguientes:
1. Dios lo quiere, lo demuestra con los milagros realizados para glorificar esta devoción.
2. La Virgen lo desea, lo demostró con sus apariciones en Lourdes y en Fátima.
3. La Iglesia lo recomienda, aconsejando a sus fieles que no dejen de rezarlo todos los días.
4. Los Santos han sido siempre devotos del Rosario.
5. Los cristianos necesitamos rezarlo, para conseguir la gracia de Dios.
6. La experiencia demuestra que existe más paz y felicidad en las casas en las cuales se reza el Rosario.
7. El Santísimo Rosario nos otorga ventajas espirituales y ventajas eternas:
o Ventajas espirituales, al darnos fuerza en las tentaciones, consuelo en las aflicciones, luz en las dudas, al darnos la protección de la Virgen María, al glorificar a Dios, al fortalecer nuestra fe, al rogar por los seres queridos y por todos nuestros hermanos.
o Ventajas eternas, al convertir a los pecadores, santificar a los cristianos y abrir a sus almas las puertas del Cielo.

¿Cómo se reza el Santísimo Rosario?

A cada día de la semana se le dedica un grupo de Misterios, alternándolos:
1. Los Misterios Gozosos se rezan los lunes y sábados.
2. Los Misterios Dolorosos se rezan los martes y viernes.
3. Los Misterios Gloriosos se rezan los miércoles y domingos.
4. Los Misterios Luminosos se rezan los jueves.
Se comienza persignándose con la Señal de la Santa Cruz:
Por la señal de la Santa Cruz de nuestros enemigos líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Se sigue rezando el Acto de Contrición:
¡Señor mío Jesucristo!, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta. Amén.
Se pide el auxilio del Padre:
o Señor, ábreme los labios,
o Y mi boca proclamará tu alabanza.
o ¡Dios mío, ven en mi auxilio!,
o Señor, date prisa en socorrerme.
o Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
o Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.
Se anuncia cada Misterio del grupo al que corresponde el día de la semana, rezando tras el anuncio de cada Misterio un Padrenuestro, diez Avemarías, un Gloria y la petición de protección a la Virgen María:
Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén. (Una vez)
Dios te salve, María del Rosario, llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. (Diez veces)
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. (Una vez)
María, Madre de gracia, Madre de misericordia, defiéndenos de nuestros enemigos y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. (Una vez)
Se pide el amparo a la Virgen con una Letanía a la Santísima Virgen del Rosario.

Señor, ten piedad. Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad. Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad. Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos. Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos. Cristo, escúchanos.
Dios Padre celestial, Ten misericordia de nosotros
Dios Hijo, redentor del mundo, Ten misericordia de nosotros
Dios Espíritu Santo Ten misericordia de nosotros
Trinidad Santa, un solo Dios, Ten misericordia de nosotros
Santa María, Ruega por nosotros
Santa Madre de Dios, Ruega por nosotros
Santa Virgen de las vírgenes, Ruega por nosotros
Madre de Cristo, Ruega por nosotros
Madre de la Iglesia, Ruega por nosotros
Madre de la divina gracia, Ruega por nosotros
Madre purísima, Ruega por nosotros
Madre castísima, Ruega por nosotros
Madre intacta, Ruega por nosotros
Madre incorrupta, Ruega por nosotros
Madre inmaculada, Ruega por nosotros
Madre amable, Ruega por nosotros
Madre admirable, Ruega por nosotros
Madre del buen consejo, Ruega por nosotros
Madre del Creador, Ruega por nosotros
Madre del Salvador, Ruega por nosotros
Virgen prudentísima, Ruega por nosotros
Virgen digna de veneración, Ruega por nosotros
Virgen digna de alabanza, Ruega por nosotros
Virgen poderosa, Ruega por nosotros
Virgen clemente, Ruega por nosotros
Virgen fiel, Ruega por nosotros
Espejo de justicia, Ruega por nosotros
Trono de sabiduría, Ruega por nosotros
Causa de nuestra alegría, Ruega por nosotros
Vaso espiritual, Ruega por nosotros
Vaso honorable, Ruega por nosotros
Vaso insigne de devoción, Ruega por nosotros
Rosa mística, Ruega por nosotros
Torre de David, Ruega por nosotros
Torre de Marfil, Ruega por nosotros
Casa de oro, Ruega por nosotros
Arca de la alianza, Ruega por nosotros
Puerta del cielo, Ruega por nosotros
Estrella de la mañana, Ruega por nosotros
Salud de los enfermos, Ruega por nosotros
Refugio de los pecadores, Ruega por nosotros
Consoladora de los afligidos, Ruega por nosotros
Auxilio de los cristianos, Ruega por nosotros
Reina de los ángeles, Ruega por nosotros
Reina de los patriarcas, Ruega por nosotros
Reina de los profetas, Ruega por nosotros
Reina de los apóstoles, Ruega por nosotros
Reina de los mártires, Ruega por nosotros
Reina de los confesores, Ruega por nosotros
Reina de las vírgenes, Ruega por nosotros
Reina de todos los santos, Ruega por nosotros
Reina concebida sin mancha original, Ruega por nosotros
Reina asumpta del cielo, Ruega por nosotros
Reina de la familia, Ruega por nosotros
Reina del Santísimo Rosario, Ruega por nosotros
Reina de la paz. Ruega por nosotros
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Escúchanos, Señor.
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Ten misericordia de nosotros.

El Santísimo Rosario termina con una plegaria de despedida:
Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios. No desoigas nuestras súplicas en las necesidades que te presentamos antes bien, líbranos siempre de todos los peligros, Virgen gloriosa y bendita.
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.
Te rogamos, Señor Dios, nos concedas a tus siervos gozar de perpetua salud de alma y cuerpo, y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada Virgen María, ser librados de la tristeza presente y disfrutar de la eterna alegría. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.

 


 

REFLEXIONES Y BIENAVENTURANZAS

INDICE
• Reflexiones
• Bienaventuranzas de María, la madre de Jesús

 

Reflexiones

Análisis del Padrenuestro
• No digas Padre, si cada día no te portas como un hijo.
• No digas nuestro, si vives aislado en tu egoísmo.
• No digas que estás en el cielo, si sólo piensas en las cosas terrenas.
• No digas santificado sea tu nombre, si no lo honras.
• No digas venga a nosotros tu reino, si lo confundes con el éxito material.
• No digas hágase tu voluntad, si no la aceptas cuando es dolorosa.
• No digas danos hoy nuestro pan de cada día, si teniéndolo tú, no te preocupas por la gente sin vivienda, sin medios,….
• No digas perdona nuestras ofensas, si guardas rencor a tu hermano.
• No digas no nos dejes caer en la tentación, si tienes la intención de seguir pecando.
• No digas líbranos del mal, si no tomas parte activa contra el mal.
• No digas amén, si no has tomado en serio las palabras del Padre Nuestro.

 

Bienaventuranzas de María, la madre de Jesús

BIENAVENTURANZAS DE MARÍA, LA MADRE DE JESÚS
Aportado por el P. Ignacio Prado, inspiradas en la Carta “Redemptoris Mater”

BIENAVENTURADOS SI RESPONDEMOS A LA IDEA CREADORA DE DIOS
Bienaventurados nosotros si respondemos como ella con todo nuestro ser y en respuesta, va contenida una cooperación perfecta con la gracia de Dios que previene y socorre y una disponibilidad plena y generosa a la acción del Espíritu Santo que hace de nosotros una criatura nueva y abierta a la acción constante y maravillosa de nuestro padre y creador.

BIENAVENTURADOS SI ABIERTOS A SU PALABRA MANTENEMOS UN DIALOGO CONSTANTE CON ÉL
Bienaventurados nosotros si sabemos que creer es “abandonarse” en la verdad misma de la palabra de Dios viviente, sabiendo y reconociendo humildemente cuán inescrutables son sus designios e inescrutables sus caminos. Se conforma a ellos en la penumbra de la fe, aceptando plenamente y con corazón abierto todo lo que está dispuesto en su proyecto eterno de amor.

BIENAVENTURADOS SI EN LAS PRUEBAS Y DIFICULTADES SABEMOS DECIR AMÉN
Bienaventurados nosotros si como Ella, que confió plenamente en Él, en medio de las pruebas y dificultades de la vida y supo decir cada día con más hondura y radical confianza: “Hágase en mí según tu palabra”. Que seamos capaces de crecer y cultivar juntos en familia, en grupo, en comunidad, esa Palabra dicha para cada uno, aceptando, descubriendo, asumiendo en toda su profundidad ese beneplácito amoroso de Dios.

BIENAVENTURADOS SI NOS ADHERIMOS A CRISTO, CAMINO Y VERDAD DE NUESTRAS VIDAS
Bienaventurados nosotros si como Ella, llena de Gracia, que está permanentemente presente en el misterio de Cristo, pegada y adherida a Él en todo su peregrinar (terrestre y celeste) y al mismo tiempo, de modo discreto, pero directo y eficaz, haciendo presente a los hombres el misterio de Jesucristo doloroso, muerto y resucitado. Quien cree en Él no muere, vive para siempre.

BIENAVENTURADOS NOSOTROS SI UNIDOS AL ESPÍRITU HACEMOS IGLESIA
Bienaventurados nosotros si estrechamos nuestra unión y abiertos a la acción fecunda del Espíritu Santo, sabemos aguardar con ánimo abierto y esperanzado, la promesa de los dones del Espíritu para hacer brotar y renacer algo nuevo e inesperado, porque las riquezas del Espíritu son inagotables. Para Dios NADA hay imposible. “Dichosa tú que has creído, porque se hará lo que Él ha dicho”.

BIENAVENTURADOS SI SOMOS LIBRES Y VIVIMOS EN LA VERDAD Y LA LUZ
Bienaventurados nosotros si abiertos totalmente a la luz de Dios y orientados hacia Él, por el empuje de la fe, vemos en María, al lado de su hijo, la imagen más perfecta de la libertad y de la liberación de la humanidad y del cosmos. La Iglesia debe mirar hacia Ella, Madre y Modelo, para comprender en su integridad el sentido de su misión expresado en el Magnificat.¡Eso engrandece!

BIENAVENTURADOS SI LA ACOGEMOS EN EL ESPACIO MÁS ÍNTIMO DE NUESTRO SER
Bienaventurados nosotros si como auténticos discípulos de Cristo, como Juan al pie de la Cruz, vivimos esta dimensión Mariana, mediante una entrega filial y confiada a la Madre de Dios, iniciada con el testamento del Redentor en el Calvario, “acogiéndola entre las cosas propias” e introduciéndola en todo el espacio de su vida interior, es decir, en su yo humano y cristiano. Vivir en Él.

BIENAVENTURADOS SI VEMOS EN ELLA EL MODELO DE UNA PERSONA PLENA Y REALIZADA
Cultivando los más altos sentimientos de que es capaz el corazón humano: la oblación total del amor, la fuerza que sabe resistir los más fuertes dolores, la fidelidad sin límites, la laboriosidad infatigable y la capacidad de conjugar la intuición penetrante con la palabra de apoyo y de estímulo. El verdadero sentido de la mujer que la Iglesia descubre a la luz de María. “Tú, que para asombro de la naturaleza humana, has dado el ser humano a tu Creador.

 


 

CULTOS ESPECIALES

INDICE
• Rezo de las Siete Principales Alegrías de Nuestra Madre La Santísima Virgen María
• Culto a la Santa Cruz
• Corona Dolorosa de los Siete Dolores de Nuestra Señora la Virgen Santa María
• Las Oes de Navidad

 

Rezo de las Siete Principales Alegrias de Nuestra Madre La Santísima Virgen María

1ª Alegría: EL ANUNCIO DEL ÁNGEL DE QUE ELLA IBA A SER MADRE DEL MESÍAS SALVADOR.
(Se rezan siete Avemarías con el Gloria Patri, Ave María Purísima y Bendita sea tu Pureza).
Bendita sea tu Pureza
y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea
en tan graciosa belleza.
A ti celestial princesa,
Virgen Sagrada María,
yo te ofrezco en este día,
alma, vida y corazón.
mírame con compasión,
no me dejes madre mía,
por tu Pura Concepción

2ª Alegría: MARÍA SANTÍSIMA VISITA A SU PRIMA ISABEL QUE LA PROCLAMA MADRE DE SU SEÑOR.
(Se rezan siete Avemarías con el Gloria Patri, Ave María Purísima y Bendita sea tu Pureza).

3ª Alegría: EL NACIMIENTO DEL HIJO DE DIOS EN BELÉN, LA ADORACIÓN DE LOS PASTORES Y LA ADORACIÓN DE LOS REYES MAGOS.
(Se rezan siete Avemarías con el Gloria Patri, Ave María Purísima y Bendita sea tu Pureza).

4ª Alegría: EL ENCUENTRO DEL NIÑO PERDIDO EN EL TEMPLO DE JERUSALÉN.
(Se rezan siete Avemarías con el Gloria Patri, Ave María Purísima y Bendita sea tu Pureza).

5ª Alegría: MARÍA SANTÍSIMA EN LAS BODAS DE CANA ALCANZA DE SU SANTÍSIMO HIJO EL PRIMERO DE SUS MILAGROS.
(Se rezan siete Avemarías con el Gloria Patri, Ave María Purísima y Bendita sea tu Pureza).

6ª Alegría: MARÍA SANTÍSIMA RECIBE A SU SANTÍSIMO HIJO RESUCITADO Y GLORIOSO PARA SIEMPRE. VENCEDOR ETERNO, DEL PECADO Y DE LA MUERTE.
(Se rezan siete Avemarías con el Gloria Patri, Ave María Purísima y Bendita sea tu Pureza).

7ª Alegría: MARÍA SANTÍSIMA SUBE EN CUERPO Y ALMA A LOS CIELOS DONDE ES CORONADA POR LA SANTÍSIMA TRINIDAD, COMO REINA DE LOS CIELOS Y TIERRA.
(Se rezan siete Avemarías con el Gloria Patri, Ave María Purísima y Bendita sea tu Pureza).
Después se rezan las letanías de la Stma. Virgen y se termina como el rosario.
A. M. D. G. ET B. M. V.

 

Culto a la Santa Cruz

Por la Señal de la Santa Cruz, Protejed, Señor, a vuestro pueblo de las asechanzas de todos sus enemigos, a fin de que os tributemos una grata servidumbre y os sea acepto nuestro sacrificio.
Nosotros debemos gloriarnos en la Cruz de nuestro Señor Jesucristo, en quien está la salud, la vida y la resurrección nuestra; por el cual hemos sido salvados y liberados.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amen.

Día 1º.- La Cruz es el árbol en el que quiso redimirnos Jesús. Quiso morir con los brazos extendidos para abrazar a todos los hombres. Amemos a quien tanto nos ha amado.

Día 2º.- La cruz es la escalera por la cual podemos subir al Cielo. Quien pretende salvarse por otro camino, se equivoca y va a su eterna ruina. Abracémonos con la Cruz.

Día 3º.- La Cruz es la balanza con que Jesús paga el precio de nuestro rescate. Nuestros méritos son nulos; los de Jesús son infinitos. Confiemos en Jesús Crucificado.

Día 4º.- La Cruz es la espada con la cual vencemos a los enemigos de nuestra salvación. Sin elle seremos vencidos. Sin Jesús nada podemos; con Él podemos todo.

Día 5º.- La Cruz es la palanca que apoyándose en los méritos de Jesús, nos da fuerzas para levantar la pesadez de nuestra naturaleza caída y levantarla a lo sobrenatural.
tempestades del mar procelosos de este mundo y nos conducirá al puerto seguro de salvación. Sin ella pereceremos infaliblemente.

Día 6.- La Cruz es la pasarela que, al atravesar el abismo de la muerte, nos trasladará a las orillas cierta y placenteras de una eternidad feliz. ¡Ay del que no se vale de ella!.

Día 7º.- La Cruz es el martillo que aplastará un día a cuantos van contra ella. De Dios nadie se burla. Ahora calla; pero vendrá un día en que bajará y … premiará ó castigará.

Día 8º.- La Cruz es la llave con que Jesús a querido abrirnos las puertas de la gloria y cerrarnos las del infierno. Llevémosla siempre sobre nuestro pecho y tengámosla en la cabecera de nuestro lecho.

Día 9.- La Cruz es el ancla que nos salvará de las tempestades del mar procelosos de este mundo y nos conducirá al puerto seguro de salvación. Sin ella pereceremos infaliblemente.

Día 10º.- La Cruz es el faro que ilumina nuestras inteligencias, nos habla del infinito amor de Dios y nos muestra el término de nuestra vida. Pensamos en lo que nos espera.
A. M. D. G. ET B. M. V.

 

Corona Dolorosa de los Siete Dolores de Nuestra Señora la Virgen Santa María

1er Dolor: LA PROFECÍA DE SIMEÓN
Si las dulces palabras del Ángel
inundaron de gozo tu alma.
De un profeta la fúnebre calma, la llenó de amargura y dolor.
Te predijo que aquel que en tus brazos
presentabas al Templo piadosa,
en la cima del Gólgota umbrosa,
le verías morir de dolor.
(Se rezan siete Avemarías con el Gloria Patri)
POR TAN ACERVO DOLOR, / ¡OH MADRE! CUANDO EXPIREMOS,
NUESTRAS ALMAS ENTREGUEMOS / EN LAS MANOS DEL SEÑOR.

2º Dolor: LA HUIDA A EGIPTO.
Si los Reyes de Oriente adoraron
al Infante Dios Hombre en pobreza,
un tirano con odio y vileza,
degollar los infantes mandó.
Y del fiel corazón traspasado
las maternas delicias autenta
y al Egipto Señora te ausentas,
con el Hijo que al mundo salvó
(Se rezan siete Avemarías con el Gloria Patri)
POR TAN ACERVO DOLOR, / ¡OH MADRE! CUANDO EXPIREMOS,
NUESTRAS ALMAS ENTREGUEMOS / EN LAS MANOS DEL SEÑOR.

3er Dolor: JESÚS PERDIDO EN EL TEMPLO DE JERUSALÉN
Quien es esa Mujer que angustiada
vacilante y llorosa camina.
Quien es esa Mujer tan divina,
quien es esa Mujer celestial.
Esa triste Mujer es María
que en el templo perdió su Hijo amado
y en su rostro divino ha gravado,
la congoja su huella fatal.
(Se rezan siete Avemarías con el Gloria Patri)
POR TAN ACERVO DOLOR, / ¡OH MADRE! CUANDO EXPIREMOS,
NUESTRAS ALMAS ENTREGUEMOS / EN LAS MANOS DEL SEÑOR.

4º Dolor: EL ENCUENTRO DE MARÍA CON SU HIJO EN LA CALLE DE LA AMARGURA
Con el peso del leño cargado,
vio la madre a su hijo querido.
De fatiga y cansancio rendido,
al suplicio le ve caminar.
Y en la calle amargura ¡oh María!
ya lo encuentras sangriento y agobiado
con el peso del leño cargado,
de ese leño fatal do expiró.
(Se rezan siete Avemarías con el Gloria Patri)
POR TAN ACERVO DOLOR, / ¡OH MADRE! CUANDO EXPIREMOS,
NUESTRAS ALMAS ENTREGUEMOS / EN LAS MANOS DEL SEÑOR.

5º Dolor: MARÍA ASISTE EN EL CALVARIO A LA CRUCIFIXIÓN Y MUERTE DE SU SANTÍSIMO HIJO
Del Discípulo amado en compaña,
abatida a tu hijo seguiste
y de agudo dolor presa fuiste,
cuando al monte Calvario llegó.
Y allí el eco repite el sonido
de martillo clarines y voces,
se suspenden ¡oh Madre! y entonces,
al Dios justo enclavado le ves.
(Se rezan siete Avemarías con el Gloria Patri)
POR TAN ACERVO DOLOR, / ¡OH MADRE! CUANDO EXPIREMOS,
NUESTRAS ALMAS ENTREGUEMOS / EN LAS MANOS DEL SEÑOR.

6º Dolor: MARÍA ASISTE EN EL CALVARIO AL DESCENDIMIENTO DE LA CRUZ DE SU AMANTÍSIMO HIJO, QUE ES PUESTO EN SUS BRAZOS.
Se oscurece el sol de repente,
se cumplió la fatal profecía.
Mira, mira tu Hijo María.
Mira, mira cadáver está.
Ya descienden el árbol sagrado
y en tus brazos lo ponen Señora.
Y a tu pecho que amante le adora,
el puñal del dolor hiere ya.
(Se rezan siete Avemarías con el Gloria Patri)
POR TAN ACERVO DOLOR, / ¡OH MADRE! CUANDO EXPIREMOS,
NUESTRAS ALMAS ENTREGUEMOS / EN LAS MANOS DEL SEÑOR.

7º Dolor: MARÍA SANTÍSIMA ASISTE A LA SEPULTURA DE SU SANTÍSIMO HIJO, QUEDANDO EN SOLEDAD INMENSA.
Hijo mío exclama ¿quién pudo?
consumar tan terrible martirio.
Quien al ver de tu madre el delirio
darte muerte intentaste traidor.
Del sepulcro la losa te oculta
a esos ojos que niéganse al llanto,
sola quedo hijo mío y por tanto,
sola espero morir de dolor.
(Se rezan siete Avemarías con el Gloria Patri)
POR TAN ACERVO DOLOR, / ¡OH MADRE! CUANDO EXPIREMOS,
NUESTRAS ALMAS ENTREGUEMOS / EN LAS MANOS DEL SEÑOR.
RUEGA POR NOSOTROS VIRGEN DOLOROSÍSIMA PARA QUE SEAMOS DIGNOS DE ALCANZAR LAS PROMESAS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
A. M. D. G. ET B. M. V.

 

Las Oes de Navidad

17 de Diciembre.
¡Oh sabiduría. que brotaste de los labios del Altísimo, abarcando del uno al otro confín y ordenándolo todo con firmeza y suavidad, ¡Ven y muéstranos el camino de la salvación!.

18 de Diciembre.
¡Oh, Adonai, pastor de la casa de Israel, que te apareciste a Moisés en una zarza ardiente y en el Sinaí le diste tu Ley! ¡Ven a liberarnos con el poder de tu brazo!.

19 de Diciembre.
¡Oh renuevo del tronco de Jesé, que te alzas como signo para los pueblos ante quien los reyes enmudecen y cuyo auxilio imploran las naciones! ¡Ven a librarnos! ¡No tardes más!.

20 de Diciembre.
¡Oh, llave de David y cetro de la casa de Israel, que abres y nadie puede cerrar, cierras y nadie puede abrir! ¡Ven y libra a los cautivos que viven en tinieblas y en sombra de muerte!.

21 de Diciembre.
O Oriens!
¡Oh, Sol que naces de lo alto, resplandor de la luz eterna, Sol de justicia! ¡Ven ahora a iluminar a los que viven en tinieblas y sombra de muerte!..

22 de Diciembre.
ORex Gentium!
¡Oh, rey de las naciones y deseado de los pueblos, piedra angular de la Iglesia, que haces de los pueblos uno solo! ¡Ven y salva a los hombres que formaste del barro de la tierra!.

23 de Diciembre.
O Enmanuel!.
¡Oh Enmanuel, rey y legislador nuestro, esperanza de las naciones y salvador de los pueblos! ¡Ven y sálvanos Señor, Dios nuestro!.