VIACRUCIS: ESTACIÓN IV

 

VÍACRUCIS

Comencemos con la señal de nuestra salvación y signo del amor que Dios nos tiene.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

R. Amen.

IV. Estación

JESÚS ES CONDENADO POR EL SANEDRÍN

V/. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

R/. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo

 

Lectura del Evangelio según San Mateo. (26, 59-67)

 

    Los sumos sacerdotes y el tribunal supremo en pleno buscaban un falso testimonio contra Jesús para condenarle a muerte. Pero no lo encontraron, aunque se presentaron muchos testimonios falsos. Al fin llegaron dos que dijeron: «Este dijo: Puedo derribar el templo de Dios y en tres días reedificarlo». El sumo sacerdote se levantó y dijo: «¿No respondes nada a lo que éstos atestiguan contra ti?» Pero Jesús permaneció callado ‘ El sumo sacerdote le dijo: «¡Te conjuro por Dios vivo que nos digas si tú eres el mesías, el hijo de Dios!». Jesús contestó: «Tu lo has dicho. Y os declaro que desde ahora veréis al hijo del hombre sentado a la diestra del Padre y venir sobre las nubes del cielo». Entonces el sumo sacerdote se rasgó las vestiduras y dijo: »

¡Ha blasfemado! ¿Qué necesidad tenemos ya de testigos? Habéis oído la blasfemia. ¿Qué os parece?». Ellos respondieron: «¡Es reo de muerte!».

 

Oración:

 

    Señor Jesús, en tu proceso has sufrido falsas acusaciones y una injusta condena, para que en el día de nuestro juicio el perdón borre la culpa y la misericordia brille sobre el juicio. Con tu gracia, conforta a cuantos sufren una inicua pena, anima a cuantos lloran su error, convierte a cuantos no reconocen su culpa. A todos nosotros, Señor, danos un corazón que no juzgue ni condene, sino que acoja y comprenda, olvide y perdone las acciones nuestras y de nuestros hermanos.

PADRE NUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

Amén.

AVE MARÍA

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

GLORIA

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

+34 682 897 791

Envíanos un whatsapp con tu nombre y apellidos.

Recibe todas las noticias en tu email

Únete a otros 20.313 suscriptores

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: