VIACRUCIS. ESTACIÓN II

VÍA CRUCIS

Comencemos con la señal de nuestra salvación y signo del amor que Dios nos tiene.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. R. Amén.

 

II. Estación

    JESÚS, TRAICIONADO POR JUDAS, ES ARRESTADO

 

V/. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

R/. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

 

Lectura del Evangelio según San Mateo (26, 47-56 a)

 

Aún estaba hablando, cuando llegó Judas, uno de los doce, y con él un gran tropel de gente con espadas y palos, enviados por los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo. El traidor les había dado esta señal: «Al que yo bese, ese es; prendedle». Se acercó a Jesús y le saludó: «¡Hola, maestro!», y lo besó. Entonces se acercaron a Jesús, le echaron mano y lo prendieron. Uno de los que estaban con Jesús sacó la espada, dió un golpe al criado del sumo sacerdote y le cortó una oreja. Jesús le dijo: «Vuelve la espada a su sitio, que todos los que manejan espada a espada morirán. ¿O crees que no puedo pedir ayuda a mi Padre, que me mandaría ahora mismo más de doce legiones de ángeles? Pero, ¿cómo se cumplirían entonces las Escrituras, según las cuales tiene que suceder as

 

Oración:

    Jesús, tú has afrontado la prueba que a nosotros nos parece tan difícil, soportar  la traición de los amigos. Haznos entender qué es la lealtad, el desinterés y la esperanza. Ayúdanos a permanecer firmes, en toda circunstancia, sin cerrar nuestro corazón al Amor, y sobretodo a comprender que tu amor está en el hermano que sufra a nuestro lado.

PADRE NUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

Amén.

AVE MARÍA

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

     GLORIA

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

+34 682 897 791

Envíanos un whatsapp con tu nombre y apellidos.

Recibe todas las noticias en tu email

Únete a otros 20.130 suscriptores

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: