VÍa Lucis: Decimocuarto ENCUENTRO

 

DECIMOCUARTO ENCUENTRO: La venida del Espíritu Santo sobre María y los Apóstoles 

 

¡Alégrate! Virgen María, aleluya – Porque el Señor ha  resucitado, aleluya.

 

“Todos perseveraban unánimes en la oración, con algunas mujeres, con María, la Madre de Jesús y con los hermanos de éste.

Cuando llegó el día de Pentecostés, estando todos reunidos, se produjo de repente un ruido del cielo, como el de un viento impetuoso, que invadió toda la casa. Y aparecieron, como divididas, unas lenguas de fuego, que se posaron sobre cada uno de ellos, quedando todos llenos del Espíritu Santo” (Hch 1, 14 y 2, 1-4)

 

REFLEXIÓN:

 

La vida de María, después de la resurrección de Jesús, fue de total entrega a la oración y al servicio de la Iglesia fundada por Él. María se reunía con los Apóstoles y discípulos y todos eran unánimes en la oración. María es la Madre que guía, aconseja y estimula. Así continuó hasta el fin de sus días.

En una reunión para orar descendió sobre ellos el Espíritu Santo, todos empezaron a publicar, en diversas lenguas, las grandezas de Dios y recibieron la fuerza del Espíritu, que los transformó en decididos testigos de la resurrección de Jesús.

María quedó en la penumbra, haciendo su obra en silencio y recibiendo el respeto y el cariño de las primeras comunidades cristianas.

AVE MARÍA

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Related Posts

+34 682 897 791

Envíanos un whatsapp con tu nombre y apellidos.

Recibe todas las noticias en tu email

Únete a otros 20.330 suscriptores

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: