Festividad Nuestra Señora del Sol: La Séptima Esperanza de Sevilla

 

Foto Archivo 2004

En la última semana de Adviento, coincidiendo con el solsticio de Invierno, celebramos la Festividad de Nuestra Señora del Sol.

Este año desgraciadamente, hemos tenido que suspender el Acto de su Felicitación, encargado a nuestro Hermano D. Alejandro Márquez Ruiz, por la situación sanitaria.

Pero queremos que todos los hermanos, fieles y devotos, puedan felicitarla. Y por ello, Nuestra Señora del Sol quedará expuesta para su Veneración en el día de su Onomástica @hdaddelsol

Hoy también es un día para la Historia y el recuerdo,  ya que el 21 de Diciembre de 1995, recibimos por parte del Obispo D. Carlos Amigo Vallejo (en aquella época arzobispo), el Decreto que nos erigía como Hermandad de Gloria.

Y para felicitar y rememorar este día.

Hemos rescatado un artículo de NHD Javier Parrado Lira, que en 1995 era secretario primero en funciones y que también fuera Hermano Mayor durante los primeros años de Hermandad de Penitencia.

Este artículo data de 2003, y versa sobre la Advocación de Nuestra Madre del Sol, titulado:

Ntra. Sra. del Sol, la séptima Esperanza de Sevilla: Las «Oes» de la NAVIDAD

Nuestra Señora del Sol, de la Hermandad del mismo nombre de Sevilla, es una Virgen de Esperanza cuya advocación tiene su festividad el día 21 de Diciembre. Es, por tanto, claramente esperancista porque se inscribe dentro de los días principales en los que se celebra la Esperanza en la llegada del Redentor. Esto es algo que a continuación pretendo explicar con todo detalle.

Al final del Adviento, tiempo esencialmente mariano, los cristianos esperamos en unión de María el nacimiento de Jesús. El adviento es un tiempo de expectación, es decir de esperanza, que en los últimos siete días alcanza su plenitud cuando la Iglesia cantará a Cristo por medio de su Madre en las Antífonas Mayores aclamándolo con los títulos que en el Antiguo Testamento se dan al Mesías esperado y aguardado y que manifiesta la esperanza de todos los hombres en Dios.

Como bien explica el profesor de teología sevillano, D. Fernando de la Maza: Comienza la Navidad con el nacimiento del Hijo de Dios, que no es otro que Jesús Sol de Justicia (Mal. 3, 20), título dado al Mesías, al Siervo de Yahvé, en el Antiguo Testamento y recogido por la tradición de la Iglesia, que en los días previos a la Natividad de Cristo en las Antífonas Mayores lo aclama como «Sol que iluminará al pueblo que camina en tinieblas» (Is. 9,1; 42, 7; 49, 9; Miq. 7, 8 s).

Asimismo afirma » La Victoria de la Pascua se explícita así en forma profética, Madre del Sol de Justicia que vencerá las tinieblas en las que camina la humanidad. Celebrar a María, Madre de la Esperanza es devolver la esperanza a tantos hombres que caminan en la oscuridad de la pobreza amenazados por la soberbia de los demás, es hacerles llegar la Luz que aporta el Sol de la Justicia de Dios. Celebrar a María, en estos días de Adviento es reconocer con obras que el Sol de Justicia está a punto de nacer.»

En el rezo de las Vísperas de Adviento, se incluyen las Antífonas Mayores previas al rezo del Magnificat y éstas son «popularmente» llamadas «Oes de la Navidad», cánticos que durante los siete días antes al nacimiento del redentor, siete días de esperanza, lo alaban en lo que significa la expectación en la llegada del Salvador.

Pero hay que dejar bien claro que las Oes, es decir las Antífonas Mayores, no son un texto en sí mismo sino que forman parte de todo un ejercicio espiritual, el rezo de las Vísperas de Adviento. Las Vísperas se componen de Lecturas, Preces, Himnos, Salmos, Antífonas y el Magnificat. Además, dependiendo del ciclo litúrgico, (A, B ó C) cada año pueden cambiar y no siempre ser idénticas. Pues bien, antes de la lectura correspondiente del Magnificat, se procede al cántico de la Antífona Mayor, y esa alabanza comienza con Oh!… y por eso popularmente se les ha llamado las Oes que al ser previas a la Navidad se les añade éste calificativo.

Tradicionalmente, esas Antífonas Mayores del Magnificat que se rezan en las Vísperas de Adviento se extraen en algunas comunidades cristianas y en hermandades para ser utilizadas como cánticos de expectación constituyendo de esta manera un bloque que popularmente llaman «Oes de la Navidad». Por tanto, cada uno de esos siete días de esperanza, el rezo de las Vísperas correspondiente contiene una de esas Oes, tal y como sigue:

17 de Diciembre

¡Oh sabiduría. que brotaste de los labios del Altísimo, abarcando del uno al otro confín y ordenándolo todo con firmeza y suavidad, ¡Ven y muéstranos el camino de la salvación!

18 de Diciembre

¡Oh, Adonai, pastor de la casa de Israel, que te apareciste a Moisés en una zarza ardiente y en el Sinaí le diste tu Ley! ¡Ven a liberarnos con el poder de tu brazo!

19 de Diciembre

¡Oh renuevo del tronco de Jesé, que te alzas como signo para los pueblos ante quien los reyes enmudecen y cuyo auxilio imploran las naciones! ¡Ven a librarnos! ¡No tardes más!

20 de Diciembre

¡Oh, llave de David y cetro de la casa de Israel, que abres y nadie puede cerrar, cierras y nadie puede abrir! ¡Ven y libra a los cautivos que viven en tinieblas y en sombra de muerte!

21 de Diciembre

OOriens!

¡Oh, Sol que naces de lo alto, resplandor de la luz eterna, Sol de justicia! ¡Ven ahora a iluminar a los que viven en tinieblas y sombra de muerte!

22 de Diciembre

ORex Gentium!

¡Oh, rey de las naciones y deseado de los pueblos, piedra angular de la Iglesia, que haces de los pueblos uno solo! ¡Ven y salva a los hombres que formaste del barro de la tierra!

23 de Diciembre

OEnmanuel!

¡Oh Enmanuel, rey y legislador nuestro, esperanza de las naciones y salvador de los pueblos! ¡Ven y sálvanos Señor, Dios nuestro!

En nuestra hermandad celebramos el 18 de Diciembre como día de la Esperanza, que de hecho lo es, pero como hemos podido observar también es cierto que el periodo esperancista comprende esos siete días previos al Nacimiento del Salvador, como tiempo de expectación ante la llegada de Nuestro Señor Jesucristo.

Por tanto, es una semana de celebración de la Esperanza como uno de los símbolos fundamentales del cristiano, incluso en algunas imágenes en estos días en su vientre lleva la simbología del óvalo en forma de Sol con el niño Jesús en su interior. Triduos y Besamanos que celebramos por toda nuestra ciudad en las diferentes advocaciones que tienen relación con éste periodo del final del adviento, Esperanza en Triana por calle Pureza, Ntra. Sra. de la Esperanza y por calle Castilla con la Virgen de la O, Esperanza en San Martín Divina Enfermera, Esperanza en la antigua Ronda de Sevilla Virgen de la Macarena, Virgen Trinitaria y Gracia y Esperanza de San Roque, y Esperanza en el Plantinar con la Virgen del Sol como Madre del Sol de Justicia, Nuestro Señor.

Siete días para demostrar al mundo entero que la Esperanza de Nuestra Madre, la Virgen Santísima, no fue en vano sino que sirvió para que naciera quién nos redimió a todos para qué fuéramos hermanos y conviviéramos en Paz y Armonía… ¿lo hemos conseguido?. Reflexionemos en ésta época de Esperanza, Paz y Amor en qué hemos fallado y como podemos poner remedio a los problemas de convivencia que tenemos en la actualidad.

Madre del Sol de Justicia, Nuestro Señor, danos la esperanza de la gloria eterna, amén.

Fdo. Francisco Javier Parrado Lira

 

Related Posts

+34 682 897 791

Envíanos un whatsapp con tu nombre y apellidos.

Recibe todas las noticias en tu email

Únete a otros 20.568 suscriptores

CALENDARIO

  1. CABILDO GENERAL DE ELECCIONES

    22 junio / 18:30 - 22:00

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: