Diez Años de Donantes de Órganos

“Dar para Recibir”

 

Todo comenzó el mes de Enero de 2008.

Tras la presentación del Cartel de la Semana Santa de aquel año, en una conversación casi a la puertas del Consejo, el entonces Hermano Mayor de la Soledad de San Lorenzo, mi querido amigo José Manuel Albiac Rossi, me comentó acerca de un Doctor que estaba intentando que las hermandades se involucraran en la donación de órganos.

Me habló de quién era Pepe Pérez Bernal, como estaban colaborando con él y la importancia que tenía su proyecto. Me pareció una idea espléndida y acto seguido me ofreció su número de teléfono para que pudiera hablar con él.

Esa misma semana tuve la primera toma de contacto, llamé a Pepe, le presenté a nuestra hermandad y el interés que teníamos en colaborar con él de la forma que nos indicase. En pocos días ya tuvimos claro como comenzar. Una charla ante los costaleros y hermanos que se darían cita en la Casa Hermandad (los antiguos salones parroquiales de San Diego de Alcalá) para la igualá de aquel año.

Esa primera igualá coincidía además con el fin de semana de besamanos de la Virgen del Sol que en aquella época se celebraba en la Candelaria. Y el sábado 2 de febrero de 2008 allí nos dimos cita todos para que el Doctor ofreciera unas espléndidas palabras sobre la importancia de la donación de órganos.

José Pérez Bernal vino acompañado de una vecina del barrio, Eva Pérez, que había sido. Trasplantada dos veces de hígado y que, gracias a las donaciones, gozaba de un perfecto estado de salud para poder cuidar de su hijo pequeño al que traía de la mano.

La emotividad y claridad en las palabras del Doctor hizo reaccionar a costaleros y hermanos que inmediatamente comenzaron a manifestar su deseo de ser donantes. Como la pólvora la afirmación de unos pocos al principio se expandió al resto de los presentes, de tal manera que al finalizar el encuentro todos teníamos nuestro carnet en la mano.

Ante tal sorpresa y llenos de alegría comentamos la posibilidad de ir a la iglesia a darle las gracias a Nuestra Señora del Sol en besamanos y una vez allí una foto conjunta nos recordaría para siempre la necesidad de ser donantes de órganos.

De aquí nació el lema que creamos “Dar para Recibir”, dar órganos para recibir vida, el acto de colocación de los cirios, que cada año pinta a mano nuestro hermano Vicente Pappalardo, en los pasos por parte de personas trasplantadas. La donación de sangre también formó parte de nuestra labor junto a conferencias y otros actos que se han realizado y se siguen realizando para concienciar a todos en la necesidad de donar los órganos que ya no vamos a necesitar para que otras personas puedan vivir.

Ahora a los 10 años, es una enorme satisfacción comprobar que la semilla plantada aquellos días no sólo sigue viva, se encuentra bien arraigada en nuestra Hermandad del Sol, seguimos todos a una, juntos y unidos en pro de la donación de órganos.

Gracias amigo Pepe, por todo lo que has hecho y sigues haciendo por toda Sevilla en favor de la vida, eres nuestro ángel en la tierra, tu labor de tantos años sigue dando los frutos que todos deseamos.

Las Hermandades no dejaremos que se seque lo que has sembrado.

Francisco Javier Parrado Lira

Related Posts

+34 682 897 791

Envíanos un whatsapp con tu nombre y apellidos.

Recibe todas las noticias en tu email

Únete a otros 20.350 suscriptores

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: